estas leyendo...
Actualidad Cubana, CUBA

Ángel Santiesteban 1 – Los CASTRO DICTADORES 0

santiestebanHay cosas que le molestan mucho a los Castro Dictadores y es precisamente que quieran acallar a un opositor y todo se ponga para que no lo puedan hacer. Es el caso de Ángel Santiesteban que preso en las mazmorras de la dictadura  no ha sido suficiente para que una cadena de colaboradores hayan permitido que su libro haya ido al Festival Internacional de Literatura de Berlin. Estamos ante una de las pocas veces que podemos decir Los Castro 0, Angel Santiesteban 1. Llama la atención el apoyo del Instituto Cervantes al escritor cubano. En los últimos tiempos las inversiones españolas en la isla dictadura y la deuda de los Castro con España han marcado mucho el apoyo de los populares a los opositores al régimen. Si ayer por estas razones no abrirán juicio por el asesinato de Payas, hoy si apoyan a este otro luchador en Berlin.

Transcribimos aquí el reporte de Los Hijos Que Nadie Quiso sobre este éxito contra la odiosa dictadura castrista.

Ángel Santiesteban asiste al Festival Internacional de Literatura de Berlín

Ángel sigue preso en Cuba, que nadie se equivoque. Sigue esperando que su caso sea revisado. Pero sus carceleros no pudieron impedir que su presencia cruzara el Atlántico para caminar libremente por las calles, plazas, parques e instituciones culturales de Berlín.

Este viernes 13, fecha que muchos consideran siempre un mal presagio, Berlín asistió a un acto de verdadera justicia literaria. Y es que el intento de la dictadura de acallar la voz del escritor cubano Ángel Santiesteban recibió una demoledora respuesta: desde la tarde del jueves y durante todo el viernes, en distintas localidades culturales de la ciudad donde se efectuaban actividades como parte del Festival Internacional de Literatura, se repartieron centenares de copias del documento “Breve historia de una injusticia”, donde se explica el caso a los escritores invitados, a la prensa internacional y a los miles y miles de alemanes y extranjeros que asistieron como público al que es considerado el Festival literario más importante del mundo en los últimos años.

Y a las 7:30 pm, la sala principal del Instituto Cervantes se colmó de un público, mayormente alemán aunque se notaba la presencia de numerosos latinoamericanos, interesados todos en conocer la versión que de lo sucedido ofrecerían los también escritores cubanos José Manuel Prieto, Jorge Luis Arzola y Amir Valle, moderados por la prestigiosa editora alemana Michi Strausfeld.

Las breves palabras introductorias del español Francesc Puértolas, Jefe de Actividades Culturales del Instituto Cervantes, hicieron clara referencia a la postura de esa institución de ser un espacio plural donde la libertad de opinión era respetada, sin importar la ideología que dicha opinión representaba.

Sus palabras eran una respuesta muy cortés a otra irrespetuosa maniobra del gobierno cubano, a través de los “tontos útiles” a quienes utiliza en el exterior para intentar frenar las campañas que denuncian la podredumbre de la dictadura. En este caso, la fundación alemana “Netzwerk Cuba”, que agrupa a varias asociaciones que apoyan a los dictadores cubanos, escribió una carta abierta en la cual acusaba al Instituto Cervantes de hacer una promoción de la cultura parcializada a favor de quienes servían a Estados Unidos en sus ataques a Cuba. En uno de los párrafos del documento, donde se mezclaban algunas pocas verdades históricas con una gran cantidad de mentiras, se acudía a la gastada afirmación de que figuras como Yoanis Sánchez y Amir Valle respondían directamente a agendas formuladas por el gobierno de Estados Unidos en sus planes contra la isla.

Luego de que la editora Michi Strausfeld explicara a los presentes las razones personales y profesionales por las cuales ella había decidido implicarse en la defensa de Ángel, dio la palabra al escritor Amir Valle para que explicara en detalles la infamia judicial por la cual Ángel cumple condena. Valle empezó pidiendo disculpas al Instituto Cervantes, a nombre propio y de sus colegas, porque consideraba ofensiva, irrespetuosa e injusta la carta de “Netzwerk Cuba”; carta que mentía flagrantemente al afirmar que el Instituto ofrecía una imagen parcial a favor de los enemigos de la “Revolución Cubana” porque a inicios de este año sirvió de sede al encuentro en Berlín con la bloguera Yoanis Sánchez y ahora a una actividad para hablar de las violaciones contra la libertad de expresión en Cuba. Valle dijo que esa afirmación quedaba desmentida por el simple hecho de que el Instituto Cervantes, en numerosas ocasiones, ha tenido en su programación a escritores e intelectuales cubanos que han hablado a favor del régimen, entre los cuales mencionó a Miguel Barnet, presidente de la UNEAC y a Leonardo Padura, reciente Premio Nacional de Literatura de Cuba. En los debates suscitados en el público al terminar la actividad, los presentes pudieron conocer que entre otros, en el Instituto Cervantes también habían estado en los últimos tiempos la escritora cubana Nancy Morejón, el cineasta Fernando Pérez y el artista plástico Arturo Montoto, todos ellos aupados por el régimen, por sólo citar a algunos de los más destacados.

Después, Valle comentó que estaba allí como colega, hermano y representante literario legal de Ángel y, paso a paso, describió la infernal trampa en la que la policía política hundió al escritor luego de que éste decidiera hacer públicas sus críticas al sistema imperante en Cuba a través de su blog “Los hijos que nadie quiso” y recordó a los presentes que en el documento distribuido esos días en el Festival podrían los interesados encontrar todas las pruebas de la infamia.

Michi Strausfeld leyó luego fragmentos de una carta enviada desde Cuba por Ángel y dio la palabra al escritor Jorge Luis Arzola, quien contó su experiencia personal con la policía política cubana e hizo mención a casos similares al de Ángel, aunque menos traumáticos, como el sucedido al narrador y poeta Francis Sánchez cuando decidió también abrir su propio blog, recibiendo tantas presiones y amenazas personales y familiares que decidió desistir.
Nuevamente Michi Strausfeld leyó otra carta que permitió al público conocer cómo es un día en la vida de Ángel como prisionero del régimen. Las imágenes descritas por Ángel, con esa misma naturalidad y poderosa visualidad con la que escribe sus cuentos, conmovieron a muchos de los presentes, como le hicieron saber a Strausfeld, Prieto, Arzola y Valle al final de la actividad.

José Manuel Prieto ofreció luego su visión personal a partir de su experiencia como escritor que puede viajar a la isla (algo que ni Arzola ni Valle pueden hacer ,ya que el régimen les tiene prohibida la entrada) y concentró su exposición en los cambios lentos que se iban produciendo en la anteriormente rígida y monolítica estructura gubernamental y social, entre ellos, la permisibilidad que el gobierno estaba manifestando ante el surgimiento de espacios alternativos de reflexión ciudadana que años atrás eran impensables y se pronunció a favor de que el caso de Ángel fuera revisado con verdadera justicia.

Como cierre de la actividad, Valle presentó una bella edición del libro “El verano en que Dios dormía”, con la cual Ángel Santiesteban ganara recientemente premio en el Concurso de Novela Franz Kafka. Valle, para aclarar a quienes ven el financiamiento de la CIA en todo proyecto que apoye a quienes se oponen al régimen, enfatizó que se trataba de un premio netamente literario, convocado por una plataforma de información (inCUBAdora) que está apoyada por la ONG Checa Libri Prohibiti, organización cívica que, entre otros méritos de su trabajo cultural, posee la biblioteca de zamisdat más grande de Europa.

El interés despertado en el público se manifestó todavía más apenas terminó la actividad: numerosas personas se acercaron a los escritores a preguntar más sobre el caso específico de Ángel y sobre la situación de la libertad de expresión en Cuba. “Una de las participantes se me acercó con un grupo de los documentos que distribuimos, unos veinte, me pidió que los firmara y me dijo: esto lo voy a regar entre varios de mis colegas de trabajo que se van a Cuba de vacaciones y siempre vienen hablándome de lo linda que son las playas. Quiero que sepan que hay una vida muy dura más allá de la playa, el sol y el ron cubano”, contaba Valle a un periodista. Otro alemán, un conocido librero, se acercó a los escritores y les dijo: “cuando los escuchábamos a ustedes hablar, comentamos entre nosotros que sentimos que el señor Santiesteban estaba ahí arriba, sentado junto a ustedes, que estaba aquí”.

Y es que sí, Ángel Santiesteban estaba allí, para rabia de sus carceleros, sonriendo, con esa tranquilidad de quien sabe que anda en el camino correcto: el de la dignidad y la defensa de su pensamiento. Luego, mientras las sombras caían sobre Berlín y la ciudad comenzaba su fabulosa vida cultural y social nocturna, decidió darse un paseo por esas calles y anduvo conversando, riendo, recordando los tiempos en que eran jóvenes y felices e ingenuos, abrazado a sus amigos de entonces y de siempre: Amir Valle y Jorge Luis Arzola. Michi Strausfeld también sonreía al verlos juntos, otra vez, luego de casi diez años desde su último encuentro en Cuba.

La Editora

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: