estas leyendo...
Actualidad Latinoamerica, CUBA, De España, Entretenimiento

Una entrevista extraña a Gloria Estefan

Los cubanos de afuera de alguna forma no es que se encuentren siempre en tierra de nadie, sino que además siempre son medidos de una forma poco correcta por los que deberian ver en ellos un ejemplo de superación increible. Este es un articulo de tantos, donde un periodista fue a entrevistar a Gloria Estefan solo por conocer Miami. Como se puede ver en el escrito de Gloria Estefan habla poco, y lo que habla no es preciso ¿A que fue entonces?.

Si narra todos los topicos posibles e imposibles y no reconoce el esfuerzo personal y la valia de Gloria Estefan que no solo conquistó a los americanos, sino a millones de latinos en todo el continente americano y tambien en España. Que sin ser extremista dado lo que le tocó vivir de niña, Gloria reivindica la cubania por encima de todo, defiende el español y los mejores valores de las personas.

Es clerto que ella no puede amar al regimen que la maltrato, sin embargo lo que ella habla siempre es de futuro, de abrir puertas y de buscar un marco de libertad para todo. El regimen que la excluyo a ella y a su padre si transmite continuamente odio y separa a los cubanos y a los latinos por su ideologia, los iguales son validos, los demas enemigos. Cuando no se respeta el exito ajeno dificilmente se obtenga uno propio y es tal vez la causa verdadera del gran problema peninsular.

La crisis actual mas que economica es de valores. España a 100 años de haber perdido las colonias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas aun sigue jugando a monarquias e imperios y con ello esta perdiendo el tren de la modernidad de latinoamerica. Las antiguas colonias crecen, generan empleos y riqueza. Un día cuando Cuba sea libre de la actual aberración del Castraco, muchos españoles volveran a refugiarse en Cuba, la siempre fiel isla de Cuba. Por suerte para los paisanos del autor de este escrito, aun alli se les quiere, pero ojo siempre será de igual a igual que el tiempo de antes ya si pasó.

Ramiro Peres para cubaout.

Satisfacción en Miami. EL Peiodico de Cataluña |  RAMÓN DE ESPAÑA. A pesar de que Gloria Estefan le interesaba muy poco, el autor aceptó con gusto el encargo de entrevistar a la artista solo por conocer Miami.
A principios de los años 90a, cuando la prensa aún no se había convertido en estas ruinas por las que ahora vagamos, se viajaba bastante con la excusa de entrevistar a alguien. Vamos, que se conocía mundo. Por eso, cuando el diario para el que entonces trabajaba me envió a Miami a entrevistar a Gloria Estefan, lo agradecí sobremanera: yo nunca había estado en Miami, y pese a que la carrera musical de la señora Estefan no pudiera importarme menos, tenía ganas de ver al natural ese sitio en el que tan bien se lo había pasado Tony Montana, el protagonista del Scarface de Brian de Palma.

Comprobé en seguida que ese Miami había pasado definitivamente a la historia y que Ocean Drive, el famoso paseo frente al mar, ya no era el escenario posapocalíptico en el que Tony Montana medraba en la mafia local con la ayuda de una sierra eléctrica, sino un decorado lujoso por el que se movían los ricos y los famosos (más la inevitable brigada de desocupados y cantamañanas que nunca falta). Me lo contó todo, de manera muy didáctica, un disquero argentino al que conocí nada más llegar: «Aquí no había más que jubilados judíos y chorizos cubanos que los esperaban a la salida del banco para robarles el dinero de la pensión. Vamos, como Times Square antes de Rudy Giuliani. Se estaba perdiendo mucha plata, así que hubo una reunión entre el alcalde, el jefe de policía, el representante de las constructoras y Emilio Estefan, todos cubanos, y se impuso la gentrification a bofetadas. Posiblemente, las cosas han empeorado en el resto del estado, pero aquí estamos de maravilla».

Los Estefan, ciertamente, vivían como Dios. Nada que ver con las estrecheces sufridas durante su estancia en Madrid, cuando Emilio arreglaba canciones de estrellas locales y Gloria esperaba tiempos mejores. Unos tiempos que ya habían llegado para quedarse, como podía comprobar cualquiera que se acercara a su residencia en la exclusiva Star Island (solo hay seis o siete casas, cada una con su correspondiente embarcadero). No es una islita en la que impere el buen gusto, pero también Ocean Drive, por mucha rubia de dos metros y mucha limusina que le echen, tiene un punto marbellí que tira de espaldas: la gracia de la jet set de Miami es que no es más hortera porque no entrena lo suficiente. Eso sí: siéntate a beber en una terraza de Ocean Drive cualquier noche y no se te borrará la sonrisa de la boca (y si te quieres encanallar, aléjate un par de manzanas del mar y métete en el legendario Wolfie’s, donde a las once de la mañana, todos los parroquianos llevan una tajada de capitán general).

PEQUEÑITA Y ATRACTIVA
Gloria Estefan es una mujer pequeñita, muy atractiva y extremadamente simpática. Conservadora, sí, pero en absoluto esa especie de bruja imperialista que les parece a los castristas. El que se las traía, a tenor de lo que me contó, era su padre, el coronel Fajardo, que participó en la catastrófica invasión de Bahía Cochinos y aún no se había recuperado del sofoco. Gloria no podía ser más cubana, pero sabía que se iba a quedar en Florida para los restos y le parecía bien. Le reventaba, sin duda, que su hijo le hablara en inglés mientras ella no se apeaba del español ni a tiros, pero lo superaría. Total, ¿en qué otro país del mundo podría haber triunfado una banda de salsa tan falsa como Miami Sound Machine?

Apenas soltó prenda sobre su marido, un personaje que me intrigaba sobremanera. Sí, poseía los dos hoteles más chulos de Ocean Drive, en los que se detenía durante sus sesiones de jogging para revisar las cuentas, y también tenía intereses en la construcción, pero todo lo que se decía sobre él eran infundios. Eso decía Gloria. Y tú te lo creías, pues esa cubana de origen asturiano era una mujer simpatiquísima. Al salir de Star Island, hasta te empezaban a gustar sus canciones.

El entorno te limaba el colmillo retorcido. Y de noche, en una terraza de Ocean Drive, paladeando el tercer Tequila Sunrise, te sentías mejor que Tony Montana tras levantarle la novia a su jefe.

 

Comentarios

Un comentario en “Una entrevista extraña a Gloria Estefan

  1. Esto, por supuesto que no es una entrevista, es solo la imaginación de un tipo aberrante, con ínfulas de periodista, que se puso a escribir, quizás en el baño de algún hotel, sobre todo lo que no conocía y hasta se dió la pompa de que estuvo con Gloria. Seguro estoy que jamás ha estado a mas de 10 metros de Glorita, por lo que no pudo escribir, nada de ella, solo este enfame escrito que el llama entrevista. Por favor….

    Publicado por Reinaldo | 11 agosto 2012, 03:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: