estas leyendo...
Actualidad Latinoamerica

#Paraguay: Sin esclarecer los nexos entre los campesinos muertos y los que los entrenaron para matar

La horrible matanza de policías y campesinos que causó la destitución de Lugo quedó en el mar del olvido. ¿Dónde está la defensora de DDHH Cristina Fernández a la hora de reclamar por dicha matanza? ¿Y Dilma? ¿Y Mujica? ¿Y el dictador Chávez? Gracias, ya se las respuestas. Cuca Segura Feliz desde Buenos Aires para Cubaout
La Nación/ Las causas y los responsables de la masacre quedaron atrás Por Hernán Burguez
Desde el 15 de junio el país vive un ambiente agitado a raíz de una crisis política con condimentos sin precedentes, lo que hizo que las causas y los responsables de la masacre entre policías y campesinos en Curuguaty quedaran atrás sin que se insistiera sobre el origen de todo el escándalo que derivó en la destitución del presidente de la República.
En un intento por apaciguar los ánimos de la ciudadanía y de los políticos, el gobierno del entonces presidente, Fernando Lugo, cambió a su ministro del Interior y el nombramiento del ex fiscal general Rubén Candia Amarilla, de extracción colorada, al parecer produjo una especie de bofetada a los liberales.
Se fue Lugo y sus colaboradores, y llegaron otros al poder, o se apoderaron plenamente del poder porque algunos de estos ya estaban ahí. De estos que ahora se apoderaron del timón, hay personas que trasmiten, al menos los que están al frente del Ministerio del Interior y la Policía Nacional, confianza y esperanza de que podrían esclarecer los hechos sangrientos producidos en la estancia de Blas N. Riquelme, e inclusive manejan indicios de quienes estarían detrás como los responsables de los disparos.
Hay dos declaraciones que he recolectado y analizado detenidamente, de un político colorado que aspira a la presidencia de la República en el 2013, y de un alto jefe policial experto en materia de lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), hoy comandante de la Policía Nacional.
El líder de un movimiento fuerte dentro de la ANR recordaba hace unos días, y horas después de la sangrienta emboscada en Canindeyú, que meses antes advirtió que en el campo había olor a sangre y a luto, y que no va sería lo último.
Luego, el político, si bien es cuestionado por la sociedad, vale la pena por lo menos escuchar lo que dijo: “Creo que debemos remontarnos desde el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, para mí todo tiene que ver, pero vamos a dejar por acá”, se limitó a decir el empresario del ramo de la tabacalera.
En tanto, el ahora jefe máximo de las fuerzas de seguridad, Aldo Pastore adelantó que si bien no se puede afirmar, resulta poderosamente llamativo el manejo de armas y la precisión con que dispararon los supuestos campesinos sin tierra. Dio a entender que estaban preparados para disparar; es decir, practicaron o fueron entrenados; ahora, ¿por quiénes?. Lo más probable y no hay otro grupo criminal guerrillero, todo apunta al EPP. Esta organización dejó rastros en San Pedro y Concepción y en la zona cercana a Curuguaty, específicamente en Sidepar 3.000 y en la propia zona de Caaguazú, campos de entrenamiento de tiros y de guerra de guerrillas. Además, siempre se manejó informaciones de inteligencia policial y militar de que el EPP está vinculado a los grupos denominados sin tierra.
Recordemos que un mes antes de la matanza, habían intentado secuestrar o asesinar al joven Rudi Paetzol, hijo del intendente brasileño de Coronel Sapucaía, en Jaguarete Forest, zona prácticamente liberada ya que está bajo dominio de los ocupantes de los asentamientos de sin tierras conectados presumiblemente al EPP
En esa zona del ataque a tiros, buscan resurgir los creadores de Patria Libre. Hay un grupo armado hasta los dientes, el mismo que posiblemente planeó atentar contra el precandidato presidencial Horacio Cartes.
Justamente, este líder político es el que cuestionó y ahora el nuevo gobierno logró reponer a, por ejemplo Pastore, por Arnaldo Sanabria Morán, quien pese a que estuvo encargado de la zona de Canindeyú como jefe policial no voló cuando se produjo la masacre; sino, al contrario, fue premiado al haber sido nombrado, inexplicamente, comandante, por orden de Lugo.
Cartes había dicho al respecto: “estamos viendo destituciones de policías bien preparados para que quede uno que tiene alta responsabilidad en la masacre”.
Creo que esto, y la actitud extraña del presidente, tibia y permisiva, además de insistir en que seguiría dialogando con los carperos, lo condenaron.
Ahora queda por esclarecer a fin de determinar los nexos entre los campesinos que murieron y los que los entrenaron a manejar armas para acertar con precisión las cabezas de los policías desde una distancia mediana y larga.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: