estas leyendo...
Actualidad Latinoamerica, Argentina

#Argentina: Los Indignados del Cristinato del Río de la Plata

“Borrar el pasado es imposible. La sociedad mediática siempre nos devuelve a la costa los archivos que arrojamos al mar informativo”
Perfil/ Los indignados de CFK Por Alfredo Leuco
Cristina atraviesa el peor momento político desde su histórica reelección. Ella es la principal responsable de la caída en las encuestas producto de su tenacidad para ver la paja en el ojo ajeno e ignorar la viga en el propio. Una sumatoria de errores no forzados consiguió verdaderos milagros, como poner en actitud combativa a casi todos los sectores sociales que conformaron el 46% que no la votó y, también, a una porción del 54% que colocó su boleta en las urnas. La unidad en la lucha que los partidos de oposición no lograron fue parida por un gobierno que los amontonó y, a fuerza de maltrato, los empujó a la calle. Lejos de Madrid, Cristina construyó sus propios indignados.
A falta de dinero, fue desnudando demasiada ineficacia en la gestión. La sucesión de medidas espasmódicas, contradictorias entre sí y de una tozudez insólita, diseñó este complejo escenario donde crecen simultáneamente las dificultades económicas y el malhumor social.
El escándalo de Daniel Reposo funcionó como catalizador. Aceleró un desgaste absolutamente gratuito y certificó que todavía estamos lejos del Imperio Romano, cuando Calígula designó senador a su caballo preferido: Incitatus.
Se produjeron manifestaciones de relativa magnitud pero que hasta hace un tiempo no existían. Expresaron su descontento las cacerolas de clase media, los productores con un paro nacional agropecuario y la parte más honesta y rebelde de la Central de Trabajadores Argentinos y de los movimientos sociales que representan a desocupados que, además, recibieron, por primera vez, el respaldo formal de la CGT que lidera Hugo Moyano. Su hijo Pablo puso en marcha los camiones de la huelga, apoyó explícitamente el proyecto Scioli 2015, celebró la reunión con la cúpula del radicalismo y el acercamiento con Luis Barrionuevo. “Unión Democrática”, podrán decir desde Carta Abierta. Pero lo cierto es que Cristina no es Perón y que su capricho de convertir el salario en ganancia para castigar a Moyano sirvió para encolumnar a gente con posturas antagónicas hasta hace muy poco.
Lo más preocupante es que todas las protestas tuvieron como destinataria a la presidenta de la Nación. Es el riesgo de conducir casi en soledad. Todos los votos son de ella, pero también todas las críticas. Es una forma autoritaria de gobierno que algunos denominan “cristinato”.
¿Cuál fue la reacción del oficialismo frente a estas novedades impensables hace un par de semanas?
Arrojaron más nafta al fuego del facilismo con sus expresiones de deseo: los caceroleros son golpistas de cuarta, millonarios que sólo creen en la religión del dólar, y los ruralistas son conspiradores, avaros como dijo Cristina, piqueteros de la abundancia.
Ni siquiera consideran que haya gente fatigada de tanta palabra blindada. Ni se les cruza por la cabeza que haya ciudadanos hartos de que el Gobierno tenga vocablos prohibidos como “inflación”, “inseguridad” o “corrupción”. O familiares de la tragedia de Once que exigen juicio y castigo a los culpables. O empleados que sienten en el bolsillo que vamos derechito a chocar contra la crónica de una recesión anunciada. ¿No se puede frenar antes? Ya destruyeron el autoabastecimiento energético pese a las advertencias de los expertos. ¿Van a repetir el mecanismo con la economía? ¿No alcanza con ver las suspensiones de horas extras y la destrucción de puestos de trabajo que aparecen en actividades que fueron estrellas del crecimiento como la automotriz y la construcción? ¿No se plantean que la bulimia por consumir dólares la desató el Gobierno con su corralito? Es cierto que ante tanto río revuelto suele merodear una pescadora del terrorismo de Estado como Cecilia Pando. Pero nadie la apoya.
Con su altanería, el Gobierno es una máquina de expulsar materia gris económica como Lavagna, Remes, Prat Gay, Redrado, Peirano y Lousteau, entre otros. El arbolito del dólar les tapa el bosque de la inflación. Con el viento de la soja todavía a favor y sin ninguna causa objetiva para entrar en turbulencias, la economía argentina, sin programa y sin piloto, corre desesperadamente para todos lados detrás de los problemas, y sólo logra agravarlos.
Es Moreno y no el mundo el que se nos cayó encima.
Cristina utiliza un maniqueísmo absurdo para consolidar a Néstor Kirchner como una estampita de Oesterheld. En su objetivo de santificar e instalar en un altar a Néstor, la Presidenta se ve obligada a satanizar y demoler a sus viejos aliados.
No quiere testigos molestos como el vaciado De Vido, el preso Cirigliano o Cristóbal López, al que le puede ir peor si se confirman los rumores de estatización del juego y de tarjeta roja para su desembarco en los medios.
Borrar el pasado es imposible. La sociedad mediática siempre nos devuelve a la costa los archivos que arrojamos al mar informativo. En la última cadena nacional, la Presidenta se dedicó a fustigar a la directora de un colegio confesional que no le permitió a una joven militante hacer un discurso sobre la memoria y aquel nefasto 24 de marzo de 1976. Cristina mostró fotos y su repudio.
En su momento la revista Noticias reveló la foto de Néstor Kirchner con el general Oscar Guerrero (discípulo de Camps) en un acto por Malvinas donde reclamaron el diálogo entre los militares y “las fuerzas vivas”.
En 1981, el matrimonio Kirchner había firmado una solicitada calificando el régimen como “estado de derecho”.
Ya revelé lo que ocurrió con la ley que estableció el 24 de marzo como Día de la Memoria en Santa Cruz. El proyecto de Argentino “Cococho” Alvarez y Carlos Pérez Rosetti (País-Frepaso) en su segundo artículo establecía “instruir al Consejo Provincial de Educación” para realizar actividades en todas las escuelas que expliquen las consecuencias del terrorismo de Estado que instauró el golpe de 1976 e “incentivar entre los alumnos los hábitos y las conductas democráticas”.
El bloque del oficialismo que respondía al gobernador Kirchner y lo integraban, entre otros, Cristina Fernández, Carlos Zannini y Héctor Icazuriaga se negó a aprobar ese artículo. ¿Con qué argumento? No quisieron “provocar” a las familias de militares radicadas en la provincia a la que pertenecen muchos de los docentes y estudiantes.

Está escrito en el Diario de Sesiones. Aquella vez no hubo errores de tipeo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: