estas leyendo...
Actualidad Economica, CUBA, EE.UU y Cubano Americana

La marca Havana Club, un ejemplo de Castrisismo cansino

El secuestro de todo lo que camina, repta o vuela sobre la isla de Cuba ha navegado con bastante impunidad en muchas cosas sin grandes contratiempos. En el caso de la marca Havana Club el caso está tomando un giro inesperado y parece que al fin se hará justicia y si los Castro quieren vender ron que lo hagan, pero no aprovechándose de la marca que ellos se robaron.

El diferendo ya va para largo, y Bacardí ha actuado de forma correcta desde el primer día. Ellos eran los dueños de la marca y han llevado a los tribunales cada vez que los Castro reclaman la marca. En casos históricos como Partagas, Montecristo en el caso de los puros, el Castrisismo se engordó a cuenta de marcas que crearon otros.
Si con los puros tuvieron que inventar la marca Cohiba y pienso que con éxito aceptable, en el caso del ron el empecinamiento cansino de Castro I  y  Castro II llegan a limites inesperados. Todos sabemos lo que son las marcas, pero ellos le aplican la óptica del antiimperialismo, la patria, la bandera y todo lo que se le pega: déjense de cuentos y creen una marca.
Si los lectores fuesen a la población de Santa Cruz del Norte, en la provincia de la Habana y a 45 km de la capital le enseñarán una vieja fabriquita pequeña que desde 1971 no produce nada y un mega gigante complejo construido por los Castro con la Unión Soviética.  En la antigua fabriquita de la familia Arrechavala ya no se produce Havana Club, se produce en el mega super grande complejo de al lado, o sea lo que producen podrá ser bueno, regular o malo, pero nunca será Havana Club.

Bacardí que ya era dueño de la marca desde antes que los Castro se robaron a Cuba, si cuentan con la tecnologia y sobre todo los secretos del litigiado ron Havana Club.

Para liarla más, Cuba dió la licencia de exportación del ron que ellos llaman Havana Club a la firma francesa Ricard, el gran competente de Bacardí. Con esta firma venden el ron en toda Europa. En España que es la que más conoce los sabores cubanos, el ron Havana Club se vende, pero Bacardi le gana por goleada. Las personas de la península prefieren el añejo de Santiago de Cuba, curiosamente la cepa del verdadero y primer ron Bacardí que el viejo Facundo estableció en Santiago de Cuba en el siglo XIX.

En este reporte los pormenores de esta telenovela ronera por capítulos y que segun parece dejará a Cuba sin los derechos que no les pertenecen
Solita Matta Castro para cubaout.
NUEVA YORK.- A casi 55 años de su nacionalización, la disputa judicial por el uso comercial del ron cubano está a punto de definirse en la Corte Suprema. La licencia es del Gobierno de La Habana desde 1976, pero no puede renovarla.
Una y otra vez, tribunales estadounidenses fallaron en contra de Cuba en un caso en el que está en juego el derecho de los isleños a controlar el uso la famosa marca Havana Club en los Estados Unidos, que se vende en más de 120 países, pero no en ese.
A mediados de junio, Cuba podría perder toda chance de quitarle la posibilidad de usar esa marca a Bacardi, que distribuye una pequeña cantidad de su propio Havana Club en la Florida y dice que planea ofrecerlo en otros estados de la Unión en el futuro.
Cuba está convencida de que le están robando una marca típica de esa nación y acusa a los Estados Unidos de apelar a una maniobra legal para impedirle pagar una pequeña suma para renovar la patente. Si esta expira, los cubanos dicen que podrían tomar represalias contra marcas estadounidenses que hoy están protegidas en la isla.
“La actitud irrespetuosa de los Estados Unidos al despojar a los legítimos titulares cubanos de la marca Havana Club puede poner en riesgo los derechos marcarios y de patentes de nacionales estadounidenses en nuestro país”, advirtió el martes María de los Angeles Sánchez, directora de la oficina de propiedad intelectual de la isla. “Cuba se reserva su derecho en este sentido como país soberano de actuar en el momento apropiado”.
Semejante represalia podría tener un impacto limitado en el corto plazo, ya que la mayoría de los artículos estadounidenses no pueden comercializarse en la isla a raíz de un embargo que rige desde hace medio siglo. Sin embargo, es posible vender algunos productos alimenticios y las empresas podrían tener dificultades para recuperar sus derechos a una marca una vez eliminado el embargo.
Por más que las sanciones impidan a Cuba vender Havana Club en los Estados Unidos, la isla tiene los derechos sobre la marca desde 1976, cuando la familia cubana que los poseía no los renovó dentro del plazo establecido. Pero en la isla aseguran que no pueden renovarlos desde el 2006 porque la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense, que hace cumplir el embargo, no le da la licencia necesaria para que se paguen los 200 dólares que requiere ese trámite.
Cuba demandó al Gobierno estadounidense y perdió. Cuando la Corte Suprema desistió de tomar el caso el 14 de mayo, comenzó un período de 30 días tras el cual la oficina de patentes puede quitarle el derecho de la marca a La Habana. Esto quiere decir que a partir del 13 de junio, la isla podría perder el derecho a la marca Havana Club en los Estados Unidos.
La puja continúa
Pernod Ricard, firma francesa que se asoció con el Gobierno cubano para distribuir el ron en todo el mundo, indicó que la batalla aún no termina. “Estamos estudiando posible medidas legales y estudiando la decisión”, expresó Olivia Lagache, consejera general de Havana Club, en una entrevista telefónica desde París. “Seguiremos luchando para mantener esta marca”.
Pero la empresa francesa productora de bebidas alcohólicas está haciendo planes de contingencia. Luego de la decisión de la Corte Suprema, Pernod Ricard dijo que había registrado la marca Havanista en los Estados Unidos para vender ron allí una vez levantado el embargo.
Los Estados Unidos tienen un mercado extremadamente lucrativo y allí se encuentran el 40% de los bebedores de ron de todo el mundo, que seguramente verían con agrado la posibilidad de saborear el ron seco, liviano, destilado mediante un proceso con filtros de carbón y añejamiento en barriles de roble para hacerlo más dulce.
Havana Club ofrece una variedad de rones que van desde unos baratos hasta el Máximo Extra Añejo, que se vende a más de 1.200 dólares la botella. Pero Bacardi domina el mercado mundial del ron con 19,3 millones de cajas vendidas en el 2010, según la firma Impact Databank. Eso es cuatro veces las ventas del Havana Club de Pernod Ricard ese año, que fueron de 3,8 millones, de acuerdo con la firma francesa.
Los argumentos
Bacardi dice que tiene el derecho a usar la marca Havana Club en los Estados Unidos. La firma, con sede en las Bermudas, afirma que adquirió los derechos mundiales al uso de la marca en 1997 a la familia Arechabala, los dueños originales que no renovaron el registro. Para entonces, Bacardi ya libraba una batalla legal en torno al uso del nombre.
En fallos a favor de Bacardi en los Estados Unidos, los tribunales citan una ley de 1998 -impulsada por esa casa, al punto de que le dicen la “Ley Bacardi”- que impide demandas sobre marcas que involucren firmas que fueron nacionalizadas por Cuba. Esa misma legislación estipula que los derechos a una marca no pueden ser renovados automáticamente y que esa renovación requiere una licencia de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros.
Pernod Ricard considera que esa ley es injustamente retroactiva.
Bacardi festejó la decisión de la Corte Suprema de no intervenir. La firma tiene pendiente un caso por la marca ante la oficina de patentes desde 1994 y confía en que se la concedan pronto.
“Cuba no tiene un registro válido”, sostuvo Patricia M. Neal, vocera de Bacardi USA. “Por ley, la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados Unidos cancelará formalmente el registro de la marca hecho por Cuba Export en su momento”.
La vía diplomática
La Habana le ha enviado numerosas cartas diplomáticas a Washington en torno al tema de la marca de Havana Club, pero sin conseguir resultado alguno, señaló el martes el viceministro de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno.
En un comunicado por escrito el 17 de mayo, el Departamento de Estado informó que la Oficina de Control de Bienes Extranjeros se negó a dar la licencia al distribuidor cubano Cubaexport para pagar la cuota (de la renovación), por directriz de la dependencia.
“Cubaexport tuvo y ejerció una serie de derechos disponibles bajo la ley estadounidense”, indicó el comunicado. “Cubaexport ya tuvo su oportunidad en las cortes”.

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La marca Havana Club, un ejemplo de Castrisismo cansino | multibancos.es - 8 junio 2012

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 12,947,159 hits

cubayatwittea, un Proyecto Solidario de Alfredo Viso

Frente Común Cubano

Twitter Jorge Luis García @antunezcuba

Luis Felipe Rojas

Siguenos en Twitter

Tambien cubaout en facebook

A %d blogueros les gusta esto: