estas leyendo...
Actualidad Latinoamerica

#Uruguay: La pobreza de Mujica

Típica muestra populista. La cantidad de afirmaciones discutibles en este artículo llena bibliotecas. ¿Dona su sueldo? Sí. ¿y? Muchos gastos del presidente están cubiertos por el estado. ¿Lo hace bueno el donar? ¿No es simplemente un gasto a cuenta de su grupo político? Yo, cuando dono, no hago alharaca. Claro, no soy presidente ni gano lo que gana él. Las jubilaciones escandalosas de los ex presidentes… mucho menos que la jubilación de un ejecutivo corporativo.
¿Usaba una Vespa? El actual senador de la oposición, Dr. Ope Pasquet, con credenciales democráticas reales, en el retorno de la democracia y como diputado flamante se trasladaba al Parlamento en ómnibus. Nadie hacía alharaca tampoco…se sabía y listo. ¿Anda en un auto viejo? Puede hacerlo. ¿y? En Uruguay siempre los presidentes anduvieron por la calle y comían en cualquier lado hasta que Vázquez en 2005 creó una guardia pretoriana al mejor estilo Chávez, que se continúa algo menos visible con el Pepe. No era raro ver a un presidente en la calle. Y Batlle, andaba solo y se escapaba de la guardia para salir a pasear en el auto. (no hace tanto….menos de 10 años)
Lo de que es el auto su único patrimonio es una declaración de hace un par de años. Ahora dice en su declaración jurada que tiene alguna propiedad (no mucho, ni tampoco es relevante). Es más de lo que tienen muchos uruguayos. En fin, así como la muerte no convierte al malo en bueno, la demencia senil no convierte al estafador en probo, tampoco el voto de pobreza convierte al terrorista enemigo de la democracia en un republicano preocupado por su pueblo.
Y cuidado…porque estos mismos individuos, este Presidente y su esposa, Primer Senador de la República, vituperan esos mismos medios y libertad de expresión del pensamiento que periodistas con mucho tiempo en sus manos utilizan, con todo derecho, para ensalzarlos a muerte.
Por Botija Álvarez desde Montevideo
EL Mundo/ Mujica, el presidente más pobre Por Dino Capelli
Vive en su chacra de las afueras de Montevideo, en Rincón del Cerro, tal como había prometido. Lo rodea su esposa, la senadora Lucía Topolansky, la inseparable perra Manuela –nada de raza, nada de abolengo canino-, sus cultivos y mucho verde. Eligió para quedarse el lugar en el mundo que encontró hace años y le atrapó.
Desde allí dona a fondos de ayuda social un 90% de su salario, establecido en unos 12.500 dólares americanos. Cada mes, ‘Pepe’ Mujica recibe 250.000 pesos por su tarea como Presidente del Uruguay y Comandante en Jefe, pero de allí sólo rescata para su manutención mensual unos 20.000 pesos. El resto se distribuye desde el Fondo Raúl Sendic, que administra su fuerza política, el Movimiento de Participación Popular, que ayuda a emprendimientos productivos hasta simples colaboraciones, y ONG que colaboran con viviendas. Dice a los cuatro vientos que “con ese dinero me alcanza, y me tiene que alcanzar porque hay otros uruguayos que viven con mucho menos”. Leer mas

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: